• Mª Ángeles Arquero Pardo

Nerviosa y/o irritable?

Sabías que la misma energía que te irrita y te enoja es la que te hace crear o aprender algo nuevo, poner un límite o hacerte respetar?

Viste que tu agitación es una sobrecarga de energía en tu sistema nervioso y motor?

Observaste que una mente que se tortura con pensamientos recurrentes, es la energía pasando una y otra vez por los mismos circuito de neuronas?

Te preguntaste alguna vez qué puedes hacer con tu agitación y tu ira?, o solo quieres quitártelas de encima?


Es como si estuviéramos sobrecargadas y quien nos toca o se acerca le da "calambre". En el síndrome premenstrual, sucede porque se acumula más agua en el cuerpo y el agua es un conductor eléctrico. En el climaterio e en cualquier momento, puedes tener la misma experiencia cuando retienes líquidos . Esto sucede en situación de cambios en nuestra vida. Cada vez que te sientes en peligro o desafío, retienes agua de forma automática, y esto aumenta tu conectividad eléctrica, lo cual quiere decir que tu sistema nervioso y motor se activa para tener más posibilidades de respuesta y sobrevivir. Es decir te conviertes en un canal mayor de energía, pero sin conciencia de este potencial, se activan patrones repetitivos exitosos en el pasado, en tu vida y la de tus ancestros. Igual que la piel se irrita por exceso de fuerza y rozamiento, tus circuitos nerviosos también, por exceso de energía pasando siempre por el mismo canal.


Somos antenas emisoras y receptoras que conducimos electricidad entre la tierra y el sol, lo cual activa nuestras ideas y nos pone en acción o nos paraliza . A veces la sobrecarga es tan fuerte que nos da dolor de cabeza, o sueño, debido a las tormentas solares frecuentes, las lunaciones y otros tránsitos astrológicos. Alternamos entre dos polos de acción o excitación, y reposo o relax, a causa de factores biológicos individuales, (vagotonía y simpaticotonía), pero también por la interacción con las estaciones y con los astros. De forma que por ejemplo, la primavera y el otoño, suponen una reactivación de la energía vital, que en verano y en invierno se ralentizan. Esto te pasa a ti, a las plantas, animales, e incluso el clima es más inestable en los equinoccios porque hay más movimiento.


Observar y comprender un proceso que nos cursa, es el primer paso para no sentirte víctima sino parte de un sistema con una lógica mayor. Luego puedes preguntarte cómo puedes aprovecharlo. "Nadar a favor de la corriente" siempre es mejor que luchar en contra. Aprovechar la corriente para llegar a algún lado es mirar el lado de la oportunidad. En este caso la metáfora más adecuada, sería "aprovechar la corriente para iluminarte", es decir obtener alguna idea nueva o respuesta exitosa, en lugar electrocutarte o quemar a los que te rodean, jajaja.


Lo primero que se te activa cuando te sientes nerviosa es hacer aquello que dominas o tienes que resolver cada día, por ejemplo limpiar, ordenar, comprar, dar un paseo, hacer deporte, etc. Pero otras, después de todo eso aún nos queda energía para enojarnos con las personas que convivimos, incluso con la mascota o el primero que se nos cruza en el vecindario. ¿Por qué? porque queremos ordenarlos a ellos también como parte de nuestro territorio!, jajaja. Es una respuesta bio-lógica automática . Lo que nos pasa a las mujeres es que nos sentimos culpables después de estos episodios, porque hemos sido educadas en que la feminidad es tolerante, pacífica, paciente, dulce y lo aguanta todo en nombre del amor. Pero eso es un ideal, y la realidad es que decimos cosas que llevábamos tiempo callando, o hacemos respetar normas o límites que venían siendo traspasados. Estos episodios son una ocasión para poner cosas en orden y para conocernos mejor a nosotras mismas, activando tu observadora interna, durante y después del tránsito iracundo.


Para aprovechar la oportunidad: amplia tus circuitos por los que fluye la energía aprendiendo algo nuevo y/o creando. El aprendizaje y la creatividad es como convertir una carretera en una autopista, o ampliar la red eléctrica para repartir mejor la energía y aprovecharla, en este caso ampliando tu red de neuronas. Así como acabar manifestando algo con ella, una habilidad o una elaboración de algo físico.


Qué puedes hacer nuevo en esta etapa de tu vida? Aquí te dejo algunas sugerencias no para que las hagas todas de golpe, si no para que veas por cual te vendría bien empezar.

  1. Si tienes algún deseo de hacer, aprender o emprender algo postergado por falta de tiempo, o de decisión, o de recursos, ya es hora de abordarlo. A qué vas a esperar?

  2. Mejorar tu salud física: aprendiendo sobre alimentación, remedios naturales caseros, yoga, pilates, natación, gimnasia del suelo pélvico, algún tipo de baile,...

  3. Prodigarte cuidados de belleza: aprender auto masaje, aromaterapia, cosmética natural casera, yoga facial. Esto aumentará tu autoestima.

  4. Mejorar tu salud emocional: aprendiendo técnicas de relajación, autoestima, mindfulness, música: canto, algún instrumento,...

  5. Mejorar tu autoconocimiento: Aprendiendo psicología, sobre elixires florales, iniciando una acompañamiento terapéutico,...

  6. Practicar alguna actividad en la naturaleza, repercute en tu salud de forma global.

  7. Aprender a manejar mejor nuevas tecnologías. Actualizarte en herramientas que sean útiles para tus objetivos.

  8. Iniciar nuevas relaciones, estar abierta a conocer nuevas personas a partir de nuevos intereses y actividades.

  9. Emprender profesionalmente a partir de tu pasión. Te hará sentirte realizada al cumplir tu misión .


El Elixir floral de amapola roja, que elaboré recientemente, sirve en este proceso de canalización de la energía hacia nuevos propósitos. Se usa en dispersión, nerviosismo, irritabilidad, y degeneración del sistema nervioso. Las cualidades positivas que facilita: tranquilidad y lucidez mental, armonización consciente –inconsciente, escucha interior.



Yo uso los elixires florales como complemento de los acompañamientos terapéuticos y también los añado a la Cosmética facial holística que elaboro, así como en algunos remedios naturales. Los elixires florales, funcionan vibracionalmente, como información a través del agua, y son facilitadores de procesos de conciencia, disminuyendo los síntomas físicos exacerbados. Los elixires florales están clasificados por la Organización Mundial de la Salud como método natural de salud inocuo y preventivo dentro de las terapias individuales.


Si quieres conocer más acerca de tu energía y emociones, y cómo aprovecharla en el climaterio, aquí te te dejo este webinar, pincha en la foto.



Si aún no estás suscrita a mi web, y te interesa la salud, belleza y crecimiento personal, hazlo aquí, y recibe un AUDIOREGALO de bienvenida:

SÍ, QUIERO SUSCRIBIRME!


Si necesitas acompañamiento personal como coach, psicóloga o terapeuta holística, te brindo varias opciones que puedes ver AQUÍ.

13 vistas